Cuando las ‘apps’ para sujetar discriminan desplazandolo hacia el pelo dan forma a nuestros peores deseos

Cuando las ‘apps’ para sujetar discriminan desplazandolo hacia el pelo